Diaro de la Construcción

Un carpintero llamado Ole Kirk Christiansen  perdió su negocio y empezó a hacer juguetes con sus sobrantes de madera en un pequeño taller. Poco tiempo después, por el 1932, fundó LEGO (Significa “leg godt” en Danés, que traducido sería “jugar bien”).

Desde entonces la compañía de juguetes danesa LEGO ha seguido aportando ilusión, ideas e imaginación hasta nuestros días. No sólo ha sido y es un mundo de diversión y entretenimiento,  sino que además ha conseguido cautivar a muchos artistas, fotógrafos, ingenieros o arquitectos que  involucren la filosofía Lego en sus trabajos, reinventando esas diminutas piezas en obras que van más lejos que un entretenimiento para niños.

Pero hay que tener en cuenta que esta compañía ha llegado mucho más lejos de lo que nos podemos pensar. Desde el afamado MIT, mediante bloques de LEGO debidamente etiquetados ópticamente, con el proyecto CityScope,  se ayuda a analizar y comprender mediante representaciones en 3D y realidad virtual,  cómo pueden influir en una ciudad distintos cambios físicos en los espacios, en aspectos como el tráfico, incluso la luz que llega a cada vivienda o la contaminación según disposiciones de los diferentes piezas que además facilita que cualquier usuario puede colaborar y configurar espacios según su propia visión sobre usos y densidades para poder analizarlas posteriormente y recabar datos.

Sin embargo, a escala natural también ha tenido su influencia notable. El artista Andrew Lewicki nos ofreció la posibilidad de construir nuestra casa con bloques de hormigón que imitan a la perfección las piezas de LEGO. Se trata de bloques reales, incluso llevan el logotipo impreso.

Lo que ves en las imágenes es la obra de Lewicki, caracterizado por buscar un punto de vista diferente a objetos del día a día, sacándolos de su contexto y empleando materiales diferentes a los originales.

En este caso, tomó como referencia los bloques de LEGO publicitarios de 40cm de largo que puedes ver en algunos grandes almacenes, y con ellos realizó unos moldes de los que sacó doce copias de hormigón en 2010.

¿Crees que estas piezas gigantes serían viables para su utilización real? Déjanos tu opinión en comentarios.

Fuente: ovacen.com

Fuente imagen: www.curbed.com



Comentarios