Diaro de la Construcción

Con 242 km de ciclovías, el uso de la bicicleta en Santiago ha crecido exponencialmente: si en 2012 se realizaban 747 mil viajes, según la Secretaría de Planificación de Transporte, hoy superan el millón, equivalente a un 7% de todos los traslados que se realizan. Pero el porcentaje está lejos de ciudades como Copenhague, donde el 55% de los viajes se hacen en dos ruedas.

La realidad en las regiones de Chile es aún más precaria, y por ello en mayo de 2014 el Gobierno anunció la construcción de 190 kilómetros de ciclovías a lo largo del país. A más de dos años del anuncio, según información obtenida por “El Mercurio” vía Ley de Transparencia, la ejecución de estos proyectos alcanza el 66%, mientras el 34% restante está en etapa de diseño o de licitación.

El plan a nivel regional superará la cifra inicialmente planteada por el Ejecutivo y llegará a 241,5 km, con Biobío y La Araucanía liderando en cantidad de kilómetros construidos.

Desde el Ministerio de Vivienda y Urbanismo señalan que estas cifras corresponden al plan que desarrolla la cartera, sin perjuicio de que otros proyectos -con financiamiento municipal o del gobierno regional- aporten más kilómetros a la red.

La ministra de Vivienda, Paulina Saball, explica que estas iniciativas buscan “diversificar los modos de transporte. No es solo infraestructura, sino un cambio de paradigma que integra un concepto amplio de movilidad urbana”.

Agrega que la idea es “diversificar la movilidad” y dar “estatus e infraestructura adecuada” para ello. El caso de Aysén es particularmente llamativo, ya que la construcción de 6,5 km contempla la primera ciclovía en toda la región.

Con todo, desde Bio Bio Pedal, organización pro bicicleta de la VIII Región, donde se están ejecutando 16,3 km de 24,5 km comprometidos, su vocero César Suazo critica que “no es mucho el avance, lo que hay son islas, porque no hay real conectividad en los proyectos. La gran promesa es conectar Concepción con Talcahuano, pero en dos o tres años más”. Agrega que “algunas ciclovías no son amigables con el peatón, porque van por la vereda” y “no se respeta el manual del Minvu”.

Desde una de las regiones con menos kilómetros en estos proyectos, Matías Berneauz, vocero de la organización Ciclobiciosos de Arica, destaca que “hay una buena implementación de las ciclovías y cumplen la función”, pero que “debemos avanzar en un codiseño en próximos proyectos, partiendo desde el estándar actual, pero considerando la opinión de las organizaciones sobre las características locales de cada ciudad”. Y concuerda con una crítica que se repite en Santiago y otras zonas: “Las ciclovías son islas, por lo que no hay aún una red conectada”.

Respecto del cumplimiento de la meta impuesta por Bachelet, la ministra asegura que va a sobrecumplirse. “Si sumamos los proyectos de los municipios y los gobiernos regionales, vamos a avanzar muchísimo en kilómetros, pero lo importante es que las ciclovías se incorporen a la vida urbana, y eso tiene que ver con educación y un cambio cultural”, manifestó.

Para el experto en transporte sustentable de la U. Mayor, Hernán Silva, tras este anuncio presidencial “el desarrollo de las ciclovías en regiones se activó de manera estructural. Esto generó un punto de inflexión y planteó un alto estándar como concepto para todo el país”.

Fuente: impresa.elmercurio.com

Fuente imagen: www.24Horas.cl



Comentarios