Diaro de la Construcción

Una de las bondades de este material es que todo el proceso de producción es natural, las semillas de avena pasan por un proceso hidropónico diseñado para fabricar paneles radiculares.

El desarrollo es rápido y no se necesita mucha energía, agua para alcanzar el crecimiento máximo de germinación (un promedio de 12 días); así se desarrollan estos colchones.

Finalmente el resultado son bandejas de 60 x 60 compuestas por raíces compuestas, con un entramado compacto y tupido que se arma en formato de pastelones; este material se instala directamente en los paneles que forman el techo y paredes de una vivienda.

Está comprobado que estos colchones radiculares con más térmicos que el plumavit o la fibra de vidrio.

En Chile la empresa Rootman, ya cuenta con $400 millones de capital y suma dos plantas de producción.

FUENTE: www.lun.com

FUENTE IMAGEN: www.lun.com



Comentarios