Diaro de la Construcción

Para contextualizar partiremos explicando que la tradición arquitectónica norteamericana está marcada por su historia como colonia temporal. A mediados del siglo XIX la influencia del Reino Unido  llevó al ‘nuevo mundo’ el estilo victoriano del reinado de Victoria I de Inglaterra.

Esta arquitectura se moldea, básicamente, con madera aunque a partir de 1850 se fue introduciendo el ladrillo. La variante ‘Reina Ana’ es quizás la más conocida de todos los estilos victorianos. Prevaleció entre 1870 y 1900. Con influencia del arquitecto inglés Richard Shaw, inspirado por las viejas cabañas inglesas y la corriente normanda.

¿Por qué en la actualidad el tipo de vivienda unifamiliar de EEUU sigue siendo de madera?

Estados Unidos tiene mucha montaña y zona boscosa. La madera es fácilmente accesible en Nueva Inglaterra, costa oeste y el medio oeste, fácil de trabajar, barata y fácil de reparar. Desde los años 50 EEUU es el primer productor-consumidor mundial de madera aserrada hasta la explosión de China.

Las casas de ladrillo (lo que ellos llaman el “Brick Veneer”) son también muy comunes en las zonas donde existen yacimientos de arcilla, pero el ladrillo es pesado para el transporte de manera que la navegación a grandes distancias hace que no esté disponible a precios competitivos en muchas zonas del país.

Además, para un norteamericano medio la casa es un bien temporal y pasajero. De hecho, cambian de casa en promedio unas 5 o 6 veces en toda su vida. No les conviene endeudarse con inmuebles más caros. Por ello, si van a vender 5 casas durante su vida buscarán el máximo beneficio posible y por eso prefieren menores gastos en la construcción.

Existe también una razón impositiva, los impuestos que se pagan por construir una casa de ladrillo u hormigón son muy superiores a una construida por el método tradicional.

Este tipo de casas se compran sobre plano y la construcción no requiere mano de obra muy especializada. Muchas veces son los propios compradores los que montan su vivienda entrando en una  dinámica del ‘Tunning casero’ o personalización con auto-bricolaje muy propio de la cultura estadounidense.

La madera es un material flexible que permite reducir la formación de grietas durante pequeños seísmos. Su comportamiento ante los terremotos es mejor por su flexibilidad, rigidez y menor peso y aunque las técnicas modernas de cimientos antisísmicos de las construcciones tradicionales las hacen incluso más seguras, los americanos prefieren enfrentarse a un terremoto dentro de casas de madera.

¿Cómo se protegen de los tornados y huracanes? Siguiendo la tradición constructiva, levantan sus casas de madera, pero construyen también un sótano de ladrillo y hormigón. Cuando se alerta de un tornado (cuya trayectoria es impredecible) las familias se refugian en el sótano. El tornado se podrá llevar su casa de madera pero no a ellos. El seguro se encargará del resto.

Fuente: peru.com

Fuente imagen: http://gdtoder.com/



Comentarios