Diaro de la Construcción

Con un llamado a mejorar el desarrollo global y superar la pobreza en el mundo, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, inauguró la Conferencia sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible Hábitat III.

El evento, que se realiza en Quito, Ecuador, busca soluciones al crecimiento urbano en el planeta y los problemas que ha causado. En su discurso inaugural, el secretario general de la ONU pidió aprobar un nuevo programa que “refleje la participación de los gobiernos y de todos los actores urbanos. En él se fijarán estándares globales para impulsar el desarrollo sostenible y ayudar a repensar la manera de construir, administrar y habitar las ciudades”. Una agenda que debería marcar el desarrollo urbano de los próximos 20 años.

La población que vive en las ciudades aumentará de aquí al año 2050 de casi 4 mil millones a unos 6.500 millones de personas. Como consecuencia de la creciente urbanización del mundo, las viviendas son cada vez más caras, se ubican en ciudades muchas veces ruidosas, contaminadas, con escasas áreas verdes y problemas para acceder al agua potable, lo que termina enfermando a sus habitantes.

El encuentro, que se hace cada 20 años, y que antes se realizó en Vancouver (1976) y Estambul (1996), busca mejorar esta situación. En él participan alcaldes, parlamentarios, organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y académicos de los estados miembros de la ONU.

Algunos problemas

Para el catedrático y urbanista de la Universidad San Francisco de Quito John Dunn, “el error garrafal que hemos cometido es permitir que solo los arquitectos y urbanistas manejen las ciudades. Hábitat III debe ser un punto de equilibrio entre ciudadanos y planificadores”.

“Necesitamos un cambio de mentalidad. Hemos pasado los últimos 40 o 50 años construyendo ciudades para automóviles, sin recordar que las urbes son para la gente y su comunidad”, dijo el catedrático de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Ecuador, José Morales.

En tanto, Ban Ki-moon subrayó la importancia de tomar en cuenta a las mujeres y a las niñas a la hora de diseñar ciudades más seguras. Asimismo, el alto funcionario resaltó que cada vez son más las personas que viven en condiciones precarias, sin acceso a servicios básicos y con falta de espacio vital suficiente.

En su opinión, se debe aprovechar todo el potencial que presentan las ciudades como motores de desarrollo y centros de diversidad y creatividad, para “transformar nuestro mundo para mejor”.

Si bien las grandes ciudades ocupan apenas el 2% de la superficie del planeta, concentran más del 50% de la población mundial, destacó.

El salvadoreño Luis Bonilla, director operativo de Techo Internacional -organización que opera en 19 países dando vivienda a sectores muy pobres de la población-, dijo que “la nueva agenda urbana mundial tiene que tener como prioridad la superación de la exclusión social que se vive en las ciudades de América Latina y el mundo. En específico, nos referimos a superar la injusticia en los asentamientos informales en el mundo”.

En América Latina -una de las regiones más urbanizadas del planeta-, más de 105 millones de personas viven en asentamientos informales, en condición de pobreza, sin seguridad, sin acceso a servicios básicos, sin acceso a derechos sociales.

Por su parte, a nivel global, las ciudades son responsables del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que es crucial cambiar las fuentes de energía evitando el carbón, petróleo y gas. Pero el problema es que las energías verdes cuestan mucho dinero.

Asimismo, como una forma de ahorro de energía se destacó en el encuentro a Amsterdam y Copenhague, por su uso de la bicicleta como alternativa al automóvil.

Fuente: impresa.elmercurio.com

Fuente imagen: www.biobiochile.cl



Comentarios