Diaro de la Construcción

Tras cuatro años de tramitaciones, la Presidente Michelle Bachelet promulgó  la Ley de Aportes al Espacio Público, la cual establece un nuevo sistema de mitigaciones a los nuevos proyectos públicos y privados.

Dicha normativa busca resolver el vacío que se presenta en el sistema de Estudios de Impacto al Sistema de Transporte Urbano (Eistu), que solo es exigible a proyectos residenciales con más de 250 estacionamientos, y a comerciales con sobre 150. Ahora todos deberán mitigar según su envergadura.

Cabe señalar que los recursos que se recauden serán destinados a un fondo municipal y sólo podrán ser utilizados en proyectos urbanos o viales.

Además, en los proyectos por densificación (en un terreno ya urbanizado, no en nuevos loteos), los desarrolladores deberán pagar hasta el 44% del avalúo a un fondo del gobierno regional o ceder una parte de ese suelo para la ciudad.

“Los fondos provenientes de los aportes al espacio público deberán mantenerse en una cuenta especial y separada del presupuesto municipal, y tiene que informarse públicamente de su ejecución”, explicó la Mandataria.

En cuanto a los recursos, la ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, estima que los municipios contarán con más recursos para obras públicas. “Vamos a tener una mayor inversión en espacios públicos, y como los municipios deberán hacer un plan comunal en infraestructura y movilidad, eso va a poner este tema en la vista de la ciudadanía. Las comunas van a definir cuáles son las áreas de su espacio que requiere ser mejorado”.

Durante su tramitación, la normativa fue criticada por la Cámara Chilena de la Construcción, que la definió como un impuesto adicional. La entidad pidió que los grandes proyectos opten por pagar una mitigación o un aporte, pero la ministra descartó la opción.

Luis Eduardo Bresciani, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, añade que este cambio “fomentará la participación de los ciudadanos en los proyectos y más tecnología y transparencia en las inversiones y proyectos”.

Tras la promulgación, los ministerios de Vivienda y Transportes trabajan en el reglamento de la ley, que establecerá, entre otros aspectos, la fórmula para saber cuánto mitiga un proyecto según su destino (será distinto un colegio que un hospital, por el diferente huso horario y de intensidad de personas). Asimismo, se implementará un sistema online de ingreso de expedientes para los desarrolladores, similar al que opera en las evaluaciones de impacto ambiental.

Fuente: impresa.elmercurio.com

Fuente imagen: www.rankia.com



Comentarios