Diaro de la Construcción

Gracias a un producto nuevo en Chile, pero conocido y usado en países desarrollados con condiciones climáticas extremas, los constructores pueden cumplir en forma eficiente y económica con la normativa actual sobre aislación térmica en techumbres: se trata de Termostop.

José Agustín Errázuriz, gerente general de Greentop SpA, empresa productora de lana de fibra de celulosa con tecnología europea de punta, relata cómo llegaron a brindar esta solución sustentable, 100% ecológica, en el mercado nacional.

“Todo esto comenzó por mi hermano Francisco. Él se construyó una casa y al poco tiempo se dio cuenta de que los métodos tradicionales de aislación con que había aislado su casa no funcionaron como esperaba. Gastaba muchísimo dinero en calefaccionarla en el invierno, y en verano el calor era insoportable. En un momento se preguntó: ¿es posible aislar mi hogar de forma eficiente, sin gastar de más y así ahorrar dinero durante el año? Buscando esa respuesta, mi hermano llegó a la lana de fibra de celulosa. Una vez que conoció el producto se enamoró de él. Los resultados fueron tan sorprendentes, que me embarcó a mí y otros más, en el mundo de Termostop, la lana de fibra de celulosa producida por nosotros”.

La lana de fibra de celulosa es un producto que nació por 1890 en el centro-norte de Estados Unidos, y sur de Canadá, un sector principalmente agrícola, con fríos y nevados inviernos y calurosos veranos. Sin embargo, no se hizo popular en sus países de origen sino hasta 1960.

Hecho a base de celulosa (papel en todas sus formas), reciclada y procesada con algunas sales minerales, se obtiene un material altamente eficiente para la aislación térmica y acústica; con varios otros beneficios adicionales.

“Primero que todo, no es agresivo con las personas ni con el medio ambiente. Puedes tomar un puñado de lana sin temer efectos negativos en la piel. Segundo, es altamente eficiente como aislante, tanto por sus características constitutivas como por su sistema de aplicación, ya que evita los puentes térmicos, que es por donde se pierde más del 60% del calor, desde el interior de la vivienda en el invierno y desde el exterior en el verano”, subraya el gerente general de Greentop SpA.

“Como material acústico tiene cualidades superiores -agrega el ejecutivo-, no por nada se utiliza en lugares como salas de concierto y cines. Además, en caso de incendio retarda la acción del fuego. De hecho, en internet, se puede ver un video hecho hace algunos años en USA llamado “The Big Burn: the truth about cellulose insulation”, donde se trabajó con expertos en construcción, científicos y con la colaboración del departamento de bomberos de Maryland, para ver los reales efectos del fuego en construcciones que poseían distintos materiales de aislación. Aquí, la lana de fibra de celulosa demostró tener una resistencia superior al resto de los materiales utilizados, otorgando 25 minutos más de integridad estructural, o sea, 25 minutos más para escapar de las llamas y/o para que lleguen bomberos a controlar la situación, todo esto sin emanación de gases tóxicos adicionales que dificultan la evacuación oportuna de los afectados”.

Asimismo, el especialista comenta otras ventajas de la lana de fibra de celulosa: regula la humedad ambiente y la condensación; es anti-hongos; repele insectos, arañas y roedores. “De hecho, en los Estados Unidos, el material es utilizado con mucho éxito por empresas de control de plagas. También elimina a las termitas, algo que lo comprobamos con un estudio realizado por la Universidad del Bío-Bío”, menciona José Agustín Errázuriz.

Ahorro energético

Como se aprecia, la lana de fibra de celulosa es un producto muy completo, aparte de ser ecológico, ya que está hecho en base a material reciclado, y es una excelente solución para ayudar al ahorro energético en el hogar. Todas estas características lo hacen ideal, por ejemplo, para las viviendas sociales.

“El mejor ejemplo de ello es que en este momento Termostop es utilizado en la aislación térmico-acústica de un proyecto de viviendas sociales en Yungay, Región del Biobío. El proyecto hoy se encuentra en su segunda etapa, con 240 viviendas en construcción (en la primera etapa se construyeron 465 viviendas en Constitución)”, dice Errázuriz.

Cabe destacar que la lana de fibra de celulosa también ha estado presente en grandes y emblemáticas obras internacionales de arquitectura; por ejemplo, en el Aeropuerto Charles De Gaulle en Francia, diseñado por Paul Andreu. Y es que es un material versátil, con características técnicas superiores, y de un precio asequible, con el cual se puede construir o mejorar la aislación térmica y acústica de cualquier vivienda, nueva o usada, y también de obras industriales.

Fuente: impresa.elmercurio.com

Fuente imagen: http://www.iciforestal.com.uy/



Comentarios