Diaro de la Construcción

Los principales directivos del gremio inmobiliario se reunieron con El Mercurio con el fin de anticipar el ambiente que dominará en la industria para 2017. Entre los siete temas más importantes que se identificaron en la instancia, destacó la preocupación por la creciente escasez de suelo y el aumento de las restricciones para el desarrollo de inversiones o construcciones, lo que seguiría encareciendo los proyectos habitacionales.

Además, en la instancia enviaron mensajes a los precandidatos presidenciales, para que en sus programas se preocupen por establecer políticas para administrar el uso del suelo urbano, para que las decisiones no dependan, por ejemplo, de la voluntad del alcalde de turno en una comuna.

Restricción a obras impacta en los precios

Hay temas estructurales que atraviesan el desarrollo del último tiempo y es muy probable que sigan presentándose en 2017“, sostuvo Vicente Domínguez en conversación con El Mercurio. Uno de ellos, añadió, es la dificultad de las empresas para obtener suelo para construir viviendas, especialmente por las regulaciones que “han ido creciendo“. Aseguró que lo anterior “va impactando en los precios de los proyectos”. Ese encarecimiento de las viviendas, agregó, ha producido un “aumento de los arrendatarios en contraposición a la tradición en Chile, que era ir por la vivienda propia“.

Más inversionistas en negocio de renta

El incremento de la demanda por arriendo ha provocado que en el mercado inmobiliario aumenten las empresas que están empezando a construir edificios para destinarlos íntegramente al negocio de renta. En ocasiones están acompañadas de socios como fondos de inversiones. Pablo Portales afirmó que “eso está recién empezando y llegó para quedarse. Mientras más se encarezca la vivienda, probablemente más fuertes serán los inversionistas que toman posición en un edificio residencial completo y lo ponen a la renta para personas que no pueden comprar por el alto precio“.

Ventas, al menos, estables el próximo año

Las ventas de viviendas nuevas -o promesas- en 2017 serán, al menos, semejantes a las de 2016, estimó Domínguez. Esa proyección es compartida por Pablo Portales, quien añadió que podría registrarse cierta tendencia negativa, aunque leve. El presidente de la ADI, Cristián Hartwig, indicó que su percepción es que si bien la facturación será más baja el próximo ejercicio, la colocación de unidades superará a la de este año.

Los directivos coincidieron en que, además del efecto IVA, la merma en la demanda de casas y departamentos en 2016 se vio influida por el deterioro de las expectativas económicas. “La industria inmobiliaria sufre con los cambios de la economía, la decisión de compra de una vivienda es la primera en postergarse ante vaivenes, y es la última en reactivarse”, comentó Portales.

Crédito hipotecario saludable y tasas bajas

Pablo Portales sostuvo que el crédito hipotecario se mantendrá activo en 2017, ya que no se advierten problemas de liquidez en el mercado, a diferencia de la crisis financiera de 2008-2009. “La banca, en la parte hipotecaria, registra las tasas más bajas en muchos años, y hay entidades que siguen otorgando el 90% del crédito”, aseguró.

Desistimientos en niveles normales

La posibilidad de un alza desmesurada en los desistimientos -o renuncias- de compras de viviendas nuevas, en un contexto de deterioro del mercado laboral, menor dinamismo económico y mayores exigencias para créditos, fue uno de los “fantasmas” que acechó este año a la industria inmobiliaria. Especialmente porque en 2015 se realizó una gran cantidad de ventas de proyectos “en blanco”, que debían escriturarse durante 2016.

Más plazo por IVA descomprime trámites

La semana pasada el gobierno anunció que extenderá hasta fines de marzo de 2017 -desde el 31 de diciembre de 2016- el plazo para que las inmobiliarias ingresen a las direcciones de obras municipales las solicitudes de recepción municipal de proyectos para que queden exentos del pago de IVA.

En la ADI afirmaron que este gremio impulsó el cambio ante el Ministerio de Hacienda, para evitar problemas graves a fines de año en las tramitaciones.

Ello, tras el retraso que produjo la reciente paralización del sector público en rechazo al reajuste de remuneraciones. “Será una descompresión para las tramitaciones”, explicó Domínguez. Aseguró que esta prórroga no favorecerá a proyectos nuevos, pues son pocos meses de ampliación.

Fuente: impresa.elmercurio.com

Fuente imagen: www.bwctrade.com



Comentarios