Diaro de la Construcción

En un proyecto arquitectónico, y tras el infortunio de un incendio, el principal material valioso son las personas. Los edificios se deben diseñar con el fin de evitar que se produzca dicha catástrofe, pero sobre todo, para en los casos que ocurran, las personas puedan ser evacuadas de forma segura y salvarse.

Lo anterior está vinculado al tiempo de estabilidad de la estructura en un incendio, que en maderas varía en: 0.8 mm/minutos las coníferas y 0.55-0.7 mm/minuto en las frondosas. La madera, en el caso más desfavorable tiene una pérdida de su superficie de 0.55 mm cada minuto, manteniéndose estable hasta que no se ha quemado gran parte de su sección. Algo, que no ocurre en las estructuras de acero que colapsan alcanzada la temperatura de fusión (en torno a los 400ºC ha producido una disminución del 15-25% de sus resistencia y a los 800º C deja de poseer resistencia a compresión viable). O el caso del hormigón, que tras la evaporación del agua intersticial superficial y el efecto Spallina (en torno a los 100-150ºC), el agua por presión produce la pérdida del recubrimiento y deja al descubierto las armaduras, que al ser acero empiezan a debilitar su resistencia.

En general, el punto crítico de ignición se encuentra en 273ºC, pero en el caso del acero y hormigón, la estabilidad del conjunto está directamente relacionado con la temperatura que se alcance en el interior del conjunto, y en el caso de la madera, del tiempo de exposición de la misma en al fuego, no siendo más beneficioso ningún elemento estructural en concreto, si no dependiendo de la situación o de los elementos combustibles del interior del conjunto hay que estudiar la alternativa más idónea.

La realidad es que la madera es un material de alta combustión. Actualmente existen diversos tratamientos que mejoran dicha propiedad:

Protectores ignífugos actuales:

– Productos aplicados por el método de autoclave

– Sales simples

– Semi-complejos

– Resinas poliméricas

– Productos que se mezclan con adhesivos utilizados en la fabricación de tableros

– Pinturas y barnices.

– Pinturas intumescentes

– Pinturas no intumescentes

Productos retardantes

Todos estos productos modifican la temperatura de descomposición de la madera o evitan el desprendimiento de gases combustibles, rellenan los poros formando una barrera o aíslan o absorben el calor, entre otras acciones. En general, depende del producto y su aplicación, del elemento maderero a proteger, su exposición y el uso del edificio, teniendo que estudiar de forma pormenorizada cada caso.

Fuente: www.maderea.es – Beatriz Segura Plaza

Fuente imagen: www.maderasbravo.cl



Comentarios