Diaro de la Construcción

El encargo consistía en una casa para una pareja de jubilados que cedió a “la fuerza de la tierra” y se estableció en este pueblo Egeo para iniciar un olivar. En lugar de ser un proyecto de jubilación, la casa-T es una indicación de la determinación de los propietarios a comprometerse con la vida y formas de hacer las cosas en el campo. Está diseñada como una vivienda de familia que se utilizará durante todo el año, e incorpora además las áreas de trabajo y almacenamiento generosas en forma de una amplia cocina de trabajo y una amplia bodega para dar cabida a las diversas actividades de la pareja (curado de aceitunas, conservas, mermeladas etc.).

La importancia del proyecto reside en su propuesta de introducir una “novedad discreta” en un paisaje bucólico salpicado de lo que podría describirse mejor como casas estivales genéricas sin inspiración. Se encuentra dentro de la cuadrícula estrecha del olivar y es apenas perceptible a través del follaje de los árboles, si no fuera por su techo muy inclinado, una característica curiosa, que deja una marca suave en el paisaje e invita a explorarla más a fondo.

La casa-T se encuentra en su medio en la naturaleza. El gris de las superficies de hormigón y los tonos sombríos de los componentes de madera, reflejan la flora mediterránea y las formaciones geológicas que definen el paisaje circundante. La forma general se rompe en pequeños volúmenes para no presentar una masa imponente. Superficies vidriadas definen aberturas permeables que extienden los espacios interiores hacia el exterior, con un delicado envolvente en el deck que sirve como salas al aire libre rodeadas de olivos.

Esta conexión sin esfuerzo entre los espacios interiores y exteriores es muy acorde con el estilo de vida de los propietarios que pasan una parte considerable de su día al aire libre. También es una consciente (aunque moderna y más transparente) reinterpretación del tema espacial de un Hayat, que es parte integral de las tradiciones vernáculas turcas y se refleja aquí en la planta de la casa como un núcleo semi-abierto para las tareas y rutinas diarias.

El diseño de la Casa-T tiene como objetivo no poner ninguna presión sobre el sitio. La vivienda es respetuosa de su entorno y en sintonía con los ciclos estacionales y recorrido del sol. El volumen se levantó del suelo con el fin de permitir que el aire circule libremente por debajo, enfriando de forma pasiva las zonas de estar. Aberturas vidriadas perforan a través del núcleo central para permitir vientos cardinales a través de los espacios interiores.

El proceso de diseño y construcción utilizó artesanía y conocimientos locales. La casa-T no fue fabricada en otro lugar y enviada al terreno para el montaje. Un carpintero local hizo a mano toda la carpintería, incluyendo la envolvente del deck y el delicado encofrado de madera que dejó la huella de la veta de la madera en las paredes de hormigón visto. Del mismo modo, un contratista local estuvo a cargo de la construcción de la estructura de hormigón armado.

El proyecto muestra la posibilidad de aprovechamiento de los recursos locales y el know-how para hablar un lenguaje universal (tanto formal como conceptualmente). Propone un diseño sensible al contexto, pero arquitectónicamente audaz, en un escenario lejos de los principales centros de actividad arquitectónica y, en particular, en una cultura dominada por prácticas convencionales. Del mismo modo que los propietarios jubilados se comprometen con la vida cotidiana de su comunidad rural, el diseño de la Casa-T pretende ser una contribución duradera a la cultura residencial de un paisaje distinto.

*Arquitectos: Onur Teke

Fuente: Emre Gonlugur – www.plataformaarquitectura.cl

Fuente imagen: Yercekim Architectural Photography, Cortesía de Onur Teke



Comentarios