Diaro de la Construcción

En 1998 a Cecilia Fuentealba le cambió la vida. Un accidente de trayecto la dejó tetrapléjica y tuvo que comenzar de nuevo. Ella misma reconoce que debió aprender a caminar y a hablar, pues el impacto que le generó en las vértebras cervicales C6 y C7 fue tal que debió iniciar un largo proceso de rehabilitación que, eso sí, no le quitó las ganas de vivir ni de trabajar.

Veinte años después de ese antecedente, y durante el primer trimestre del próximo año, comenzará a regir en Chile la Ley de Inclusión Laboral, la que dispone que aquellas empresas y organismos públicos con más de 100 funcionarios, deban destinar el 1% de ellos a personas con discapacidad. Justamente ese y otros alcances fueron abordados en el segundo Encuentro Empresarial Inclusivo, organizado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) La Serena y la Mutual de Seguridad, donde -además- se tuvo como invitado especial el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis).

En la ocasión, Claudia Neira, asesora del ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza, confirmó que la Ley 21.015 de Inclusión Laboral fue promulgada en julio pasado y que actualmente se encuentra en periodo de establecer los reglamentos que la harán operativa. “Esperamos tener los reglamentos en el mes de diciembre para que la ley entre en vigencia durante el primer trimestre de 2018”, aseveró.

Ante ello, el presidente regional del gremio constructor, Sergio Quilodrán, destacó los avances de esta norma, la que se empalma con los esfuerzos de sostenibilidad que posee la industria. “Como constructores estamos al tanto de esta ley, por lo que queremos aprender más de ella. Junto con dar opciones de inclusión laboral, estamos apoyando fuertemente la inclusión física y de infraestructura, a través del diseño y construcción de ciudades accesibles y sostenibles para todos, independiente de si cuenta con alguna discapacidad”, expresó Quilodrán.

En la línea urbana, desde el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) fueron claros en que desde hace algunos años existe el compromiso de hacer las ciudades más inclusivas. Prueba de ello es que todo proyecto público considera espacios para el uso de personas con discapacidad. “Se han priorizado áreas céntricas, porque en ella converge un mayor flujo de tránsito, de manera de contar con zonas de servicio y equipamiento adecuadas”, acotó el analista de Desarrollo Urbano de la Seremi Minvu, Enrique Vio. Entre las obras que se visualizan hoy en día están las texturas táctiles de suelo y las de anclaje vertical con letrero Braille.

Y esa postura de inclusión va de la mano con la normativa vigente. “Contamos con reglamentos claros que permiten un buen avance en materia de inclusión, por lo que el aprendizaje está y la voluntad para hacer de nuestras ciudades más accesibles existe”, indicó Verónica Latorre, coordinadora Técnica en Edificación de la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) de la CChC.

FUENTE: www.cdt.cl

FUENTE IMAGEN: www.cdt.cl



Comentarios