Diaro de la Construcción


Reciclar es darle un nuevo uso a aquello que ya no cumple con la función para la que fue principalmente diseñado y creado. El cartón, el plástico, las latas y los neumáticos son un claro ejemplo de algunos elementos que pueden ser reutilizados y convertidos en un nuevo objeto útil.

La mayoría de las veces se realizan pequeños proyectos de reciclaje con algún que otro objeto. Pero ¿te imaginas construir una casa completamente sustentable, con materiales de desecho? ¿Una casa donde únicamente se utilicen fuentes de energía renovables?

La bioconstrucción es un método de construcción de viviendas y otros establecimientos, utilizando única y exclusivamente materiales reciclables, de bajo impacto ambiental. Estos elementos aportan beneficios tanto a la sociedad como al medio ambiente y resultan mucho más económicos que los convencionales.

El principal objetivo de este estilo de edificación es aprovechar al máximo el entorno, mejorar la calidad de vida de sus habitantes y permitir la construcción de una casa menos costosa y autosustentable, sin necesidad de gastar en servicios como luz o agua potable.

El documental Bioconstrucción: El guerrero de la basura, muestra que así lo sabe bien el arquitecto estadounidense Michael Reynolds, quien construyó una vivienda de barro y materiales reciclables en vez de cemento, en el estado de Nuevo México, Estados Unidos.

Desde el año 1978, y por más de 25 años, Reynolds intentó con diversos materiales y diseños hasta que dio con un método de construcción que se basaba en la reutilización de materiales como cauchos de automóviles, pipotes de aluminio y botellas de vidrio.

Aunque parezca difícil de creer o una completa locura, actualmente, en Taos, una extensa llanura de Nuevo México se puede encontrar una gran cantidad de este tipo de casas creadas por Reynolds, llamadas Earthships.

En el proyecto audiovisual “Bioconstrucción: El guerrero de la basura”, Reynolds muestra orgulloso algunas de sus creaciones arquitectónicas, dejando en claro que las Earthships cuentan con su propio sistema de ventilación, minimizan energía y se nutren de la energía solar.

Imaginemos por un momento que en una casa no entra ningún tipo de cable, no se sustenta de electricidad o energía convencional, sin salida de aguas sépticas ni conexión con alcantarillado alguno, sino que se nutre única y exclusivamente de fuentes de energías renovables, con pozos sépticos internos y con una auténtica selva amazónica alrededor, con plantas y animales que permiten a los habitantes de esa casa ser casi autosuficientes.

Michael Reynolds lleva 35 años rompiendo las normas de la arquitectura convencional y ya ha construido alrededor de 2.000 viviendas, y fue quien acuñó el término Earthship.

 

Fuente: ecoinventos.com

Fuente imagen: www.ecoinventos.com



Comentarios