Diaro de la Construcción

La construcción del ansiado hospital Claudio Vicuña de San Antonio – que debería estar en funcionamiento para 2018- ha sufrido un nuevo retraso. El proceso de adjudicación de los trabajos podría definirse recién a fines de octubre, si es que no hay cuestionamientos de la Contraloría y la empresa adjudicataria entrega sin contratiempos la gran cantidad de documentación exigida.

Con ello, no se podrán invertir los $9 mil millones que están considerados en el presupuesto de este año, entre ellos 2 mil millones aportados por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), los que tendrán que ser reasignados a otros proyectos de Salud.

El nuevo hospital es cuatro veces más grande que el actual, que atiende una población de 200 mil habitantes, pero que en el verano supera los 500 mil. Aumentará de 160 a 220 las camas y considera la contratación de unos 350 funcionarios más. Atiende a la población de San Antonio, El Quisco, Santo Domingo, El Tabo, Cartagena y Algarrobo.

Según explica el consejero regional Manuel Millones, la comisión de Salud del gobierno regional fue informada acerca de que el Ministerio de Salud no gastará los fondos asignados, por lo cual se deberá generar en las próximas semanas una nueva cartera de proyectos para que esos recursos no sean rebajados del presupuesto 2016 y se pierdan.

Según Millones, no existió una adecuada planificación del Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio, “y que esa situación implica un retraso en la construcción y en los flujos financieros“.

Millones dijo que desde junio el Ministerio de Salud sabía que no se gastarían esos fondos y trabajaba una cartera de proyectos de manera reservada, a espaldas del Gobierno Regional. “Recién el pleno del consejo regional tomó conocimiento este jueves 18 de agosto de esta situación, lo que generó molestia, tanto por la reserva de la información como por la presión a que nos expone gastar 2 mil millones en equipamiento en cuatro meses”, indicó.

Dagoberto Duarte, director del Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio, encargado de la licitación, señaló que en los próximos días se adjudicarán las obras, tras lo cual la Contraloría Regional deberá tomar razón y luego se debe reunir una gran cantidad de documentos que debe presentar la empresa para finalmente firmar el contrato.

Respecto de los fondos, indicó que los $2 mil millones que aportó el Gobierno Regional para este año, por norma, solo podrán ser utilizados para pagar obras ejecutadas, y por lo tanto su uso está supeditado a los avances en la construcción. “Está claro que este año no habrá estados de avance de obras, porque ya no se alcanzan a ejecutar. Entonces, hay que destinar esos recursos a otros proyectos“, señala el presidente de la comisión de Salud del Core, Mauricio Araneda, consejero representante de San Antonio.

Finalmente, Duarte señala que de no existir nuevos retrasos el nuevo hospital debiera estar construido a fines de 2019 o en 2020. Para el consejero Araneda, eso no está asegurado, “porque el presupuesto considerado hasta ahora alcanza para la mitad del proyecto“.

Fuente: impresa.elmercurio.com

Fuente imagen: www.soychile.cl



Comentarios