Diaro de la Construcción

El Ministerio de Obras Públicas se encuentra en plena fase de revisión del diseño que permitirá la ejecución de un proyecto que abarcará todo el tramo de 16 kilómetros entre las ciudades de La Serena y Coquimbo; uno de los dos únicos trayectos viales de la Ruta 5 que falta por concesionar -junto a la ruta entre Chacao y Quellón, en Chiloé- entre las regiones de Atacama y Los Lagos.

Por esa ruta urbana se realizan a diario unos 240 mil viajes, y aunque es un trozo de la principal arteria del país funciona también como el único eje estructurante que enlaza a ambas ciudades de la IV Región.

El crecimiento de la población en el borde costero, sumado al incremento del parque vehicular en verano, cuando se duplican los 150 mil autos inscritos, obligaron a la cartera a elaborar fórmulas para mejorar la agotada infraestructura pública de esa conurbación.

Hoy, el desplazamiento vehicular por el citado trayecto puede demorar 45 minutos, en una vía que presenta 9 cortes por semáforos y nudos críticos en los accesos a centros comerciales, establecimientos educacionales y a las ciudades.

Nancy Santander, vecina del sector de Punta Mira, en Coquimbo, lo sufre a diario, cuando tarda una hora en dirigirse a su trabajo en La Serena. “La micro es lenta y las personas se molestan e insultan al chofer en el viaje”, sostiene con tedio.

Iniciativa mayor

En 2022 finalizará la concesión que opera entre Los Vilos y Coquimbo. Por ello, las autoridades contemplan realizar a fines de año el llamado a licitación de un proyecto que se encargue de mejorar y explotar esa ruta, pero además que construya el tramo urbano de 16 kilómetros entre La Serena y el puerto, siempre respetando el período de explotación del actual concesionario.

Las obras entre ambas ciudades incluyen tres vías expresas por sentido, que reducirán a la mitad los tiempos de viaje para los automovilistas, puesto que gracias a ello la velocidad alcanzará los 100 km/h.

Además, se ejecutarán nueve desniveles y el mejoramiento de dos existentes; un nuevo puente en el humedal El Culebrón; la habilitación de la calle Libertad al sur hasta Amunátegui, y la construcción de 5 pasarelas.

La obra, cuya inversión será de US$ 240 millones, incluirá calles locales en casi todo el trayecto; nueva demarcación y señalización; paraderos remozados, y ciclovías. “Es una modalidad de concesión bien particular. Eso nos va a significar solamente un peaje, el que está actualmente en Tongoy, pero este tramo no va a tener cobros”, resalta la seremi del ramo, Mirtha Meléndez.

El cronograma considera la apertura de ofertas técnicas a mediados de 2017, “para empezar obras en 2018”, añade Meléndez. También se realizarán trabajos en el tramo Los Vilos-Coquimbo, entre los que destacan el tratamiento de taludes, cambio de barreras de contención, cierres perimetrales para evitar el ingreso de animales a la ruta y vallas antivandálicas en los pasos sobre nivel.

Fuente: impresa.elmercurio.com

Fuente imagen: www.semanariotiempo.cl



Comentarios