Diaro de la Construcción

En muchos lugares del planeta, sobre todo en los países subdesarrollados, la falta de vivienda digna para las personas que habitan en el campo o en la periferia de las grandes ciudades es un problema de dimensiones mayores.

La carencia de recursos económicos y el desconocimiento de los sistemas constructivos más simples, tiene como consecuencia que en las zonas marginales, ya sea alrededor de los centros urbanos o en las poblaciones rurales, se edifiquen “guaridas” con materiales precarios y sin ningún tipo de planeación, de tal suerte que las condiciones de vida de sus habitantes suelen ser deplorables al carecer de cualquiera de los servicios e infraestructura urbana: agua, luz, drenaje, pavimento, alcantarillado, etc.

Así también, estas viviendas suelen ser lugares muy riesgosos ya que por su mala planeación pueden ser los lugares más afectados por los fenómenos naturales: terremotos, tormentas tropicales, huracanes, ciclones, nevadas, etc.

Lamentablemente muchas familias en el mundo no tienen más opción que establecerse en lugares considerados de alto riesgo como: cauces de ríos, peñascos, minas, zonas pantanosas, etc. Por lo anterior es que año tras año poblaciones enteras padecen cataclismos que exponen de manera alarmante la vida humana.

Considerando que los cambios climáticos que ha experimentado la tierra han hecho que los fenómenos naturales se presenten cada vez con mayor frecuencia e intensidad, uno de los mayores desafíos de la arquitectura del siglo XXI, es dar respuesta a estas vicisitudes y para ello la autoconstrucción puede ser de gran ayuda.

Replantear los modelos de desarrollo urbano y arquitectónico y enseñarle a la gente a construir su propia vivienda podría resolver el problema de la vivienda popular, ya que de entrada esto implicaría mayor conciencia de previsión y sobre todo: solidaridad, ya que la autoconstrucción la mayor parte de las veces implica el trabajo no de una persona sino la participación de los habitantes de una comunidad.

De lamentables situaciones de desastre y emergencia han surgido en diversos lugares del mundo, pero principalmente en Asia, interesantes proyectos realizados por especialistas en la construcción de viviendas que comparten sus conocimientos con la gente menos favorecida para que en el corto plazo estos puedan crear sus propias viviendas.

Es importante mencionar que estrategias que se han utilizado para la creación de estos espacios son principalmente: la revaloración del el uso de materiales naturales propios de cada lugar, la aplicación de los sistemas constructivos tradicionales y el uso inteligente de los desechos y recursos energéticos; tácticas que, indudablemente, ayudarán a mejorar las condiciones de vida de cientos de familias.

Si bien todavía son pocos los proyectos que plantean la creación de arquitecturas populares de inspiración vernácula y respetuosa del medio ambiente, los modelos que se han realizado en fechas recientes resultan ser muy interesantes, un ejemplo de ello es “Blooming Bamboo” creado por el despacho H&P Architects para un área situada en el centro de Vietnam y que a lo largo del año presenta bruscos cambios climáticos.

La idea de H&P Architects consiste en un proyecto experimental y que tiene como objetivo crear unos modelos de bajo costo que cubren las necesidades básicas de una vivienda, además resistir a las inundaciones habituales en el país asiático.

Para los modelos, creados como unidades modulares multifuncionales, ya que pueden utilizarse como casas, centros de salud o escuelas, se utilizó como material únicamente bambú, hojas y materiales reciclados como contenedores de plástico y tanques de petróleo. Los módulos, resueltos mayoritariamente con materiales locales además resisten a las diluvias y pueden flotar fácilmente durante las inundaciones.

El bambú fue elegido como material predominante porque además de que es abundante en la región es versátil y muy resistente a las inclemencias del tiempo. Marcos, techos y muros están dispuestos entre columnas de acero que evitan el volteo de la casa durante las inundaciones.

El piso de las casas está elevado para alejarse de los animales y la humedad, solución que también permite dejar espacio para que los tambores reutilizados puedan actuar.

Los techos son similares a los de las viviendas tradicionales, pero en este caso con un diseño más planeado, ya que presentan cortes triangulares que se abren en diferentes direcciones, lo que además de funcionar estéticamente, permite ventilación cruzada y sombra.

La propuesta de H&P Architects es la de una arquitectura flexible, por lo cual los diferentes módulos cuentan con puertas horizontales abatibles ubicadas en dos de sus costados, esto para comunicar dos o tres módulos o para abrirse hacia el exterior cuando el clima lo permita.

Por los materiales utilizados y por su solución estructural, los modelos resultan ser fáciles de construir y de muy bajo costo -entre 1.500 y 2.000 USD-, lo que admite que estas unidades puedan ser construidas en masa y así dar refugio en condiciones dignas a toda una comunidad.

Además de funcionales, flexibles y económicas, estas viviendas exponen una bella estética, ya que sus formas, inspiradas en la arquitectura tradicional vietnamita retoman de ella sus rasgos más agradables.

Lo más importante de este proyecto es que Blooming Bamboo, demuestra cómo la vivienda popular también puede exponer una rica arquitectura, siempre que sus soluciones respondan a las necesidades reales de las familias de bajos recursos, de la comunidad y del contexto natural.

Fuente: noticias.arq.com.mx

Fuente imagen:



Comentarios